NOTICIAS / El futuro esta asegurado. Parte II

El mundo del automovilismo fue testigo, una vez mas de los frutos que da el trabajo con los jovenes pilotos en la Fórmula Nacional.



El último fin de semana en la competencia que el TopRace Junior disputó en el circuito de la ciudad de Rosario, se produjo un suceso, de los tantos que se dan a diario, que marca el futuro del automovilismo argentino. Los chicos de la Fórmula Nacional dejaron su marca en una categoría que abre las puertas a los futuros talentos dentro de las categorías de auto con techo.

 

Emiliano Stang y Juan Pablo Traverso fueron protagonistas fuertes durante todo el fin de semana de una nueva fecha del TopRace Junior. Los pibes de la Fórmula Nacional mostraron todo su potencial en una categoría que suele caracterizarse por la competitividad y las dificultades que confirma la paridad y la igualdad de oportunidades.

 

No fue casualidad. No fue suerte. Fue talento y trabajo de chicos que poco a poco van construyendo su carrera deportiva desde los cimientos solidos que propone correr y aprender en la categoría escuela.

 

Al caer la bandera a cuadros en Rosario la historia se escribió con el triunfo de Emiliano Stang, este jovencito entrerriano de apenas 17 años que ya ha sumado una buena experiencia incluso a nivel internacional. Más atrás Traverso llegó a la línea de sentencia peleando mano a mano, como lo hizo toda la carrera, con experimentados pilotos de la categoría.

 

Sin dudas la experiencia suele ser un factor determinante y preponderante dentro del automovilismo argentino. En algún caso suele ser el punto de inflexión al momento de definir una maniobra o una carrera. Pero esa experiencia también debe contar con un talento natural que hay que ir puliendo. Tal vez esta combinación es la más adecuada para lograr los resultados.

 

En la Fórmula Nacional los futuros talentos van puliendo su capacidad natural y sumando experiencia en un auto que los desafía a cada momento y logra ejercitar esa capacidad escondida que tienen los jovencitos en su interior.

 

Sin dudas aquella famosa frase que suele escucharse en los boxes de cualquier autódromo “Si manejas un auto de Formula después manejas cualquier auto” se confirma a cada momento. La obviedad y hasta la fría realidad que dispara esta aseveración tiene un respaldo en la historia y en el presente.

 

Stang y Traverso fueron los ejemplos claros y concretos que se pudo apreciar el último fin de semana. Uno ganó y el otro peleó en los puestos de vanguardia con gente experimentada y conocedora no solo del trazado sino también de las mañas que muestra este vehículo y las exigencias que carga la categoría.

 

No es suficiente con el talento. Hay que tener capacidad y decisión. Hay que se frio en los momentos más calientes y certero en esos instantes de dudas donde una milésima de segundos define el pleito a favor o en contra. Es un ejercicio que se debe trabajar desde las bases y en la Fórmula Nacional se desarrolla en cada equipo para sacar el mayor potencial posible de cada piloto.

 

Otra vez la Fórmula Nacional demostró que su trabajo permanente y sostenido dan los frutos necesarios para seguir ilusionándonos con el futuro. Hay talento, capacidad y muchos sueños por cumplir. Hay trabajo, esmero y dedicación para darles a los futuros talentos las herramientas necesarias para seguir consolidando la esperanza de un futuro altamente prometedor.



FORMULA
COMPARTIR

Tweets

FR Oficial

  • YPF
  • Ro Uruguay Seguros
  • Pirelli
  • Kavak.com
  • Flow
  • Personal
  • Stihl
  • SKF